Rótulos de Neón

Los rótulos de neón se fabrican a partir de tubos de vidrio fluorescentes que contienen gas neón a baja presión. Emiten una luz característica de color rojo anaranjado aunque combinando el neón con otros gases y distintos recubrimientos fluorescentes en el interior del tubo, es posible conseguir una amplia gama de colores.

Los tubos de vidrio que se utilizan para fabricar rótulos de neón, se presentan habitualmente en forma de largas tubos cilíndricos de hasta tres metros de longitud. Aplicando calor con un soplete, los tubos de vidrio se moldean artesanalmente poco a poco, hasta dar forma al rótulo.

Las técnicas que se utilizan para la fabricación de los rótulos de neón son muy similares a las del soplado de vidrio convencional. Es un trabajo muy delicado puesto que cualquier movimiento brusco puede romper el tubo de vidrio y además es necesario mantener la sección del tubo constante para que el gas pueda fluir de un extremo a otro.

Una vez que el tubo tiene la forma adecuada se cierran ambos extremos y se introduce el gas en su interior aplicando una corriente eléctrica que provoca la iluminación del rótulo.

Fabricación rótulos luminosos neón Fabricación rótulos luminosos neón Fábrica rótulos luminosos neón Fábrica rótulos luminosos neón

En Rótulos Neón fabricamos rótulos luminosos artesanalmente. Disponemos de nuestro propio laboratorio, por lo que podemos fabricar rótulos de neón de cualquier forma y color que se pueda imaginar.

Decoración con Neón

La decoración con neón no se limita únicamente a bares o discotecas, sino que también se puede utilizar en el hogar y en la oficina. El neón se utiliza cada día más en la decoración de galerías, hoteles y sedes de grandes empresas.

La utilización de las lámparas de neón nos brinda grandes posibilidades a la hora de decorar paredes o techos. Combinando luces de neón indirectas y una amplia gama de colores podemos crear ambientes que realzan los contornos y dan vida a los interiores.

La luz de neón es un elemento decorativo capaz de realzar las características arquitectónicas de cualquier estancia. Las lámparas de neón nos permiten regular la intensidad y el color de la luz que emiten, creando espacios más cálidos o más fríos en función de las necesidades.

Los tubos de neón no emiten calor por lo que su consumo eléctrico es muy bajo y pueden medir más de tres metros de longitud. Estas características del neón permiten utilizarlo para iluminar estancias de grandes dimensiones donde no es aconsejable el uso de tubos fluorescentes convencionales.